¿Quieres conocer cómo funcionan las puertas automáticas? ¿Qué mecanismos necesitan y todas sus ventajas? Te lo vamos a contar todo en las siguientes líneas.

Desde luego que no hay nada más cómodo y seguro que disponer de una puerta automatizada. Bien como entrada a tu garaje, comercio, nave industrial o fábrica.

Incluso puedes colocar una puerta automática en ese local que destinas para dar rienda suelta a tus aficiones.


Los mecanismos de las puertas automáticas

Los mecanismos que toda puerta automática debe llevar tienen como objetivo no tocar en ningún momento la puerta. Es decir, que no hay que hacer ningún esfuerzo físico para franquearlas.

En determinados garajes o acceso a urbanizaciones las puertas son muy pesadas y sería realmente incómodo abrirlas manualmente. Esto lo han entendido los comerciantes tanto grandes como pequeños que han visto como las puertas automáticas son un arma de venta más que facilita al cliente la entrada a su local.

Su apertura y cierre es a través de la electricidad. Las puertas tienen un sensor receptor que recoge la señal de un emisor (el mando a distancia). Esto es consecuencia de los impulsos eléctricos.

Todo esto no serviría de nada si no va acompañado por el consiguiente motor. El motor es el alma de la puerta y debes elegirlo atendiendo a un par de criterios muy sencillo.

El primero de ellos es el ancho de tu puerta y el segundo el peso. Con esta información ya puedes comprar un motor con su justa potencia.


Elige el motor adecuado para tu puerta

En el caso de que compres un motor con más potencia de la necesaria es evidente que funcionará a la perfección. Pero lo que ocurrirá es que te estarás gastando un dinero innecesario.

Al igual que ocurre por ejemplo con los motores de los coches o de las motos a mayor potencia más caros son. Es muy lógico, ¿verdad? Pues otro tanto ocurre con los motores para puertas automáticas.

Si eliges un motor con menos potencia entonces te estás arriesgando a que la puerta no deslice como es debido, es decir, que no sufran averías inesperadas que te impidan o bien sacar tu coche del garaje o no poder abrir tu comercio.


Cada motor con su puerta automática

También hay que tener en cuenta que cada tipo de puerta cuenta con su correspondiente motor.

Si compras una puerta abatible deberás comprar un motor específico. Si compras una puerta corredera, también, con la excepción en este caso que las puertas correderas suelen colocarse en espacios exteriores.

Conscientes de ello, en Puertas Automáticas División nuestros motores para puertas correderas van equipados con una carcasa para protegerlos de cualquier inclemencia meteorológica.

En Puertas Automáticas División somos conscientes de que una puerta automatizada ha de funcionar de maravilla para que tu ritmo de vida no se resienta.